El amor en tiempos de feminismos: hombres desorientados (? ) y mujeres seudoempoderadas (?). Es decir, en tiempos de quilombos (¡).

Desde la sociología hemos aprendido que todo puede ser objeto de estudio, que un fenómeno aislado se entiende ligado a un contexto histórico, cultural y político. De allí que el amor se ha convertido en objeto de revisión de los feminismos. Pues hay que meterle siempre plural a todo, por las dudas de nunca sonar... Leer más →

Anuncios

Historia de un desconocimiento. Colonialismo, cuerpo y agroecología.

No distingo. A duras penas me acuerdo de algunas verduras de verano y otras de invierno, pero no sé. Menos que la aspirina viene de la corteza del sauce, y que las llamadas “brujas” de la edad media frotaban los palos de escoba con Mandrágora y se masturbaban con ello. Tampoco entendía por qué ver... Leer más →

La incomodidad de Maxi Prietto.

Fuimos a cenar con una amiga a un espacio cultural que se llama La Bicicletería. Dimos varias vueltas para elegir nuestro lugar, porque afuera hacía frío y adentro estábamos solas. Hasta que decidimos sentarnos adentro, en un salón donde hay una barra que da a la cocina. Escucho que suena vía YouTube el CD de... Leer más →

¿Andás con ganas de deconstruirte?

No seas forro ponete el forro. Ya cansada de escuchar las mismas anécdotas que se replican en todas mis amigas y se llevan al diván, como si no tuviéramos mejores cosas de las que hablar que acerca de algún chango de turno, o de permanencia, que se hace el sota a la hora de ponerse... Leer más →

Curita

Miro el celular rápidamente y busco en google la palabra en inglés. Es que siempre me confundo Suiza con Suecia en esa versión idiomática. Ahhh, ahora te puedo ubicar en el mapa. O algo así, porque nací sin GPS. En esta oportunidad te geolocalizo porque visité tu país, y ésto me obligó a conocer tu... Leer más →

Irse

Empujo, con fuerza, y siento los dedos secos. Secos: cuando los dedos resbalan más fácilmente entre ellos y al mismo tiempo se siente áspero y las yemas más gorditas, como si faltara piel. Es inevitable. Porque las manos agarran cosas con polvo, cosas que usualmente no son agarradas (como adaptadores de enchufes), se limpia a... Leer más →

Bailar

Cuando bailo me desboco, me descoco, me desando para andarme en otra estructura de movimiento que no es la socialmente impuesta, la de las normas del decoro, del asiento en la oficina y el teclado en los dedos. Ya no importa si se me ve, si se me sale, si se me corre, si se... Leer más →

Me la voy a poner

La veo venir. Me voy a chocar. Me la voy a poner. Me la voy a dar de frente. Con todo. Me imagino la frente con los raspones de las rodillas de cuando era chica, color naranja con rojo y violeta. Ardían. Y otra vez me va a pasar. Me la voy a poner. La... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora