Cuerpos, sentidos y prácticas. Un análisis sobre la construcción del cuerpo de mujeres de sectores populares.

Introducción a la Tesis de doctorado.

La presente tesis es producto de una preocupación que me acompaña desde mi tesina de grado. En un principio, esa inquietud estaba centrada en reflexionar sobre el modo en que las desigualdades sociales se reproducen en y a partir del cuerpo. Supuesto que para mí explicaba, en parte, por qué no había muchas más revueltas o rebeliones de las que, a criterio de mis antiguos supuestos, debería haber. Así, consideraba que el cuerpo ocupaba un lugar epistémico central para explicar el engranaje de la reproducción social. Años después, otras experiencias personales y académicas, nuevos interlocutores, el curso de múltiples seminarios de posgrado, el intercambio con compañeros y compañeras de distintos ámbitos de la academia y de fuera de ella, un trabajo de campo no menor a 3 años y la cercanía de las relaciones que se establecen en dicho tránsito, hicieron que mi preocupación por el cuerpo no se diluyera, pero sí el punto de vista desde el cual lo pensaba, lo que implicó también un nuevo objeto de estudio. Así, esta tesis se pretende un aporte a la discusión sobre las desigualdades sociales, los mecanismos de poder, los sectores populares y el cuerpo; siendo sólo, aunque no simplemente, una propuesta de lectura de un problema de estudio que se enmarca en los estudios del cuerpo y las culturas populares.

En términos generales, se busca describir y explicar cómo es el proceso de construcción del cuerpo de mujeres de sectores populares, tomando como punto de partida el supuesto de que el cuerpo es una construcción social y, por ende, que en él inciden las relaciones de poder y de desigualdad que caracterizan a las sociedades actuales, que determinan diferentes posiciones sociales.

En las próximas páginas se ahondará en las prácticas y los sentidos que se ponen en juego en la construcción del cuerpo de mujeres adultas que habitan un barrio pobre del partido de La Plata, a partir de, principalmente, dos dimensiones: la estética y la salud. Se utilizó un enfoque etnográfico y se localizó la investigación en el barrio Puente Viejo, ubicado en la periferia de la ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires. El trabajo de campo tuvo una duración de tres años aproximadamente, en los que se realizaron observaciones, entrevistas y numerosas charlas informales.

El proceso de construcción del cuerpo es pensado a partir de la relación entre lo que en esta tesis se denomina cuerpo hegemónico y cuerpo legítimo, nociones tributarias, principalmente, de la obra de Pierre Bourdieu. Ambas categorías de análisis devienen de los emergentes del trabajo de campo, y constituyen un modelo explicativo para dar cuenta de los mecanismos de poder que se vinculan con la construcción del cuerpo. Se trata de entender las matrices de poder que determinan posiciones en la estructura social y distinguirlas de aquellas relaciones de poder que pueden ser comprendidas a partir de las relaciones que se entablan en el contexto de la vida cotidiana, y que principalmente tienen sus efectos en el nivel local.

Comprender el proceso de construcción del cuerpo de las mujeres de sectores populares implica, entonces, entender las dinámicas sociales en el contexto local como una premisa epistemológica y metodológica que intenta superar una posición dominocentrista (Grignon y Passeron, 1991).

Así, describiremos el proceso de construcción del cuerpo a partir de las tensiones existentes entre el cuerpo hegemónico, los cuerpos que efectivamente se poseen y el cuerpo que se construye como legítimo para las mujeres del barrio, el cual gestiona, poniendo en tensión, incorporando o abandonando, algunas propiedades del cuerpo hegemónico.

Entenderemos al cuerpo hegemónico como la conjunción de tres principios de clasificación (el modelo médico hegemónico, el modelo heteronormativo del sistema sexo-género y la raza) que determinan esquemas de percepción y apreciación, y, por ende, de (re)enclasamiento, que son a su vez incorporados y materializados en los cuerpos. Precisamente se menciona al cuerpo hegemónico de modo singular, para dar cuenta del cuerpo que resulta del entrecruzamiento de la portación de ciertas características, que es al mismo tiempo el punto de intersección de los distintos principios de visión y de división, y que de pensarse u observarse de modo aislado perdería su carácter hegemónico.

Por otro lado, el cuerpo legítimo refiere a aquel que es construido para y por las mujeres del barrio, que se vale de esos esquemas de clasificación pero que también pone en juego otros, donde la relación entre el cuerpo hegemónico y el legítimo es de tensión, incorporación, reproducción y distancia. Así, se describirá el entramado de poder que configura una codificación local de propiedades corporales y usos del cuerpo que otorgan valor y prestigio en el barrio. Y, como contracara, se describirán procesos de distinción y estigmatización.

Empíricamente, dichas tensiones son puestas de manifiesto por las mujeres del barrio a partir de la tensión “las del centro” en oposición a “las del barrio”. Este doble movimiento en el cual inscribimos la construcción del cuerpo, implica el intento por evadir afirmaciones determinantes y cerradas, lo que permite vislumbrar, por ejemplo, que para el ámbito local ciertas propiedades corporales pueden implicar mayor prestigio y valor. Mientras que, cuando la comparación se realiza con “las del centro” devendrá en un reconocimiento negativo de la distancia que se tiene con el cuerpo hegemónico.

Describiremos las prácticas y sentidos sobre la estética y la salud a partir de diferentes aspectos como la moda del barrio, las prácticas corporales, los cuidados estéticos y de salud, la higiene, la relación con el sistema de salud y las distinciones conformadas en el interior del barrio. A partir de lo expuesto la tesis presenta un recorrido de 7 capítulos.

El capítulo 1 se ocupará de presentar la construcción del objeto de estudio en términos epistémicos y metodológicos, es decir, el marco conceptual que conformará los cimientos de la presente tesis. Así, haremos un repaso por los estudios del cuerpo y los estudios sobre lo popular, que contribuyen a desentrañar las relaciones entre la estructura social, la posición social y los sectores populares. Luego se justificarán las elecciones epistemo-metodológicas, la posición desde la cual se entiende y, por ende, se aborda la investigación: el enfoque etnográfico. Historizaremos el proceso de investigación (momentos de inflexión, principales cambios) y describiremos el ingreso al barrio, las porteras, las técnicas, las estrategias y los cambios de estrategia (en relación a las porteras y las técnicas) las implicaciones de la investigadora en el campo, sus prenociones.

En el capítulo 2 se presenta el espacio de investigación mediante una descripción del barrio, en la que repasaremos las concepciones teóricas sobre “barrio popular”. Indicaremos la centralidad del espacio para comprender el proceso de construcción del cuerpo, los usos del espacio, circuitos y zonas de circulación en la ciudad y en el barrio que inciden en la delimitación nosotras-ellas. Veremos también los condicionamientos espaciales del cuerpo y realizaremos una descripción de las viviendas, para comprender la delimitación de lo público y lo privado y su incidencia en la configuración y percepción de la intimidad.

En el capítulo 3, nos abocaremos a realizar una reconstrucción del principio racial que conforma al cuerpo hegemónico, a partir del aspecto más evidente que presentan los discursos de las mujeres del barrio: “ser blanquito/a”. Realizaremos una historización del discurso racial, sus orígenes en la colonización, y su posterior sublimación en términos nacionalistas. Y pasaremos a centrarnos en la distinción local: blancos-no blancos. Describiremos el carácter relacional, no esencialista, de esta determinación, ya que, según sea el otro al que se esté haciendo referencia, cambia el sentido y la ubicación que se tiene dentro de los “no-blancos”, y lo que se dice y percibe del cuerpo. Ahondaremos en ser/parecer blanquito/a como principio sobre el que se configuran prácticas estéticas (selección de los colores de la ropa, tinturas), gustos, sentidos sobre lo lindo, y de distinción entre los “no-blancos”. Diferenciación entre “los paraguayos”, “las correntinas” y “Las Chaques” como parte del proceso de estigmatización que será abordado desde el cuerpo

En el capítulo 4 se analiza brevemente la matriz heteronormativa del sistema sexo/género, y se ahonda en las prescripciones sobre el cuerpo femenino desde los sentidos de las mujeres de Puente Viejo: la sexualidad, la maternidad y los cuidados estéticos. La maternidad como punto de inflexión, pasaje a la adultez e independencia; de “piba” a “señora”, transformaciones del cuerpo a partir de ser madre, dicotomía cuerpo erecto – cuerpo flácido (como ocultamiento de las marcas de un cuerpo erótico). Se ahondará también en los sentidos sobre la sexualidad y los usos del cuerpo para el placer, los cuidados anticonceptivos, y la vinculación con la moral: de “ligerita” a una sexualidad responsable. Por último, se expondrá la disconformidad que las mujeres expresan en relación con los estereotipos de belleza vinculados a la “gordura”. Distintos sentidos sobre ser gorda (“gorda bien” y “gorda mal”) y se presentará un caso con trastornos de alimentación.

En el Capítulo 5 daremos cuenta de la vinculación entre el Modelo Médico Hegemónico y las nociones de cuerpo y salud que tienen las mujeres. Considerando que la biomedicina se basa en un saber sobre el cuerpo que ha logrado imponerse y reproducirse de modo tal que hoy constituye uno de los saberes legitimados sobre éste, y que se ha trasmitido ─y se transmite─, por medio de diversas instituciones. Sobre la base de estos saberes se han instaurado formas legítimas de cuidados, protección, concepciones de lo saludable, de la higiene; modos “adecuados” de percibir el dolor (bajo la forma del síntoma), es decir, diversas prácticas que tienen por objeto al cuerpo. En este capítulo nos ocuparemos entonces de describir los modos en que este cuerpo biomédico ha sido incorporado (y puesto en tensión) por las mujeres, a partir de la vinculación con el sistema de salud, las expectativas sobre la atención, las percepciones del dolor, los sentidos sobre el cuidado, lo saludable y aquello que se advierte como peligroso para la salud. Por último, desarrollaremos el higienismo y los sentidos que circulan en el barrio acerca de lo limpio y lo sucio. Se describirá un conjunto de prácticas que tiene por objeto al cuerpo y el espacio que se expresan como muestra de un orden moral. A su vez, se describirán los sentidos en torno a “ser sucio” como modo de estigmatización.

En el capítulo 6 se describirá el proceso de construcción del cuerpo legítimo a partir de la relación de tensión entre “las del centro”, “Las Chaques”, “las paraguayas” y “las correntinas”. Dicha descripción se realizará en conexión con ciertos núcleos que ejemplifican sentidos del cuerpo instituyentes para el barrio, como las prácticas corporales, específicamente el fútbol, las nociones de fuerza, el uso del cuerpo del otro (el uso de la fuerza sobre otros), el “hacerse la linda”, y la descripción de la moda del barrio, en la que se pone en juego el gusto las distinciones locales (etarias y grupales) y los cuerpos referentes. En este apartado se describirán los modos de obtención de la vestimenta, las fuentes de “la moda”, las disposiciones estéticas según el momento de la vida, las características de la ropa que se usa, la preocupación por la presentación, las demandas de los otros sobre la apariencia, y las distinciones que se producen entre público-privado, “ser roñosa”, “ser crota” y “ser trola”.

En el capítulo 7 se sintetizará cómo se construye el cuerpo legítimo para el barrio, cómo se vincula con las prácticas de cuidado (ética del cuidado del cuerpo en oposición a “lo natural”). Así se retomarán sentidos sobre los cuidados vinculados a la salud, las nociones sobre la salud no ligadas al modelo médico hegemónico, el “sentirse enferma”, las emociones en vinculación con el cuerpo y la enfermedad, las percepciones sobre la salud en el barrio, el cuidado de los niños (como sujetos centrales de dichos cuidados), las formas de curación vinculadas a la religión y la higiene como modo de articulación entre lo lindo y lo sano. Y luego profundizaremos en las prácticas de cuidado vinculadas a la estética: la importancia de la apariencia para los otros (otros empleadores, otros del barrio). Describiremos la definición de una apariencia “bien presentada” y analizaremos la producción de ésta a partir de las partes del cuerpo que son objeto de cuidados: el maquillaje (la ponderación de la mirada versus la boca), el peinado (el cabello como una inversión), la piel (“suave y sedosa”). Describiremos las partes del cuerpo que se desean modificar y las prácticas que se emprenden con dichos fines. A su vez, expondremos los límites del cuerpo legítimo a partir de una situación concreta, en la que se evalúan las partes del cuerpo que se pueden mostrar en un ámbito externo al barrio. Para finalizar señalaremos la puesta en juego de lo que se indica como el cuerpo legítimo en el barrio, a partir de los sentidos que implica la distinción entre “ser coqueta” y “ser señora”.

Por último, presentaremos las conclusiones en términos de aperturas y cierres.

Para quienes estén interesados/as pueden descargar la tesis del siguiente link: http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/tesis/te.1249/te.1249.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: